CALENDARIO

Enlaces

 

  

 

 

 Resultado de imagen de twitter logo cuadrado Resultado de imagen de youtube play logo square

Blogs

Otros enlaces

 

Ana Carpintero Gómez

 ANA CARPINTERO GÓMEZ

Este mes tenemos en la sección de antiguos alumnos a Ana Carpintero Gómez. Como ya sabéis queremos  a través de estas entrevistas mantener el contacto con todos aquellos que han pasado por las aulas del colegio Santa María Micaela de Santander.

Somos una gran familia con más de 100 años de historia.

Ana puede serviros a muchos de inspiración. En las tutorías, especialmente en las de 4ºESO, hablamos mucho del futuro, qué estudiar, qué camino elegir…y más de uno se siente perdido. Ana nos cuenta su experiencia y es un claro ejemplo de que en ocasiones es mejor dar un paso atrás y cambiar de camino para así desarrollarnos plenamente y ser felices dedicándonos a nuestra verdadera vocación.

Pero mejor Ana, cuéntanos tú cuáles fueron tus pasos tras terminar en el colegio.

Hola a todos, mi nombre es Ana Carpintero Gómez, y hace algunos años, unos cuantos la verdad, al igual que tú, fui alumna del “Cole”.

Mi andanza por el “Cole” empezó allá por el año 1996, previamente había estudiado en otros tantos colegios, pero en el “Cole” fue donde definitivamente se iría desarrollando mi carrera académica, aguantando hasta que cumplí 16 añitos y hubo que dar el salto al Instituto en el año 2005.

Estudié Bachiller en el Instituto Torres Quevedo, decantándome por el Bachiller de Ciencias de la Salud. En principio mi idea era haber estudiado medicina, enfermería o biología. Finalmente, tras dos durísimos años de estudio, que por cierto, se me pasaron volando, me acabé decantando por estudiar Físicas en la Universidad de Cantabria.

Poco duró mi paso por la Facultad de Ciencias, ya que al cabo de dos años estudiando Físicas me di cuenta de que no era feliz, esa carrera y el futuro profesional que me ofrecía no era para mí. Fue duro, fue, muy, muy duro, pero tomé la difícil decisión de dejar la carrera. Hay quien piensa que mi paso por Físicas fue un fracaso, o una pérdida de tiempo. Yo no lo veo así, creo que hay que tener valor para después de todo el tiempo que has invertido en un proyecto, cambiar el rumbo de tu vida.

Tras mi paso por Físicas no supe muy bien qué camino seguir, si darme un año para descubrir qué quería hacer, o para probar otra cosa de manera aleatoria… Y así es como una mañana de septiembre me levanté, me acerqué al Rectorado de la Universidad y me matriculé en Derecho. No me preguntéis porqué elegí Derecho y no Magisterio, o Ingeniería Industrial, o LADE, sólo sé que hasta la fecha ha sido una de las mejores decisiones que he podido tomar en mi vida.

Así, el 28 de septiembre de 2009 entraba en mi primera clase de Derecho, concretamente Derecho Romano…  Y desde esa fecha hasta el 26 de junio de 2014 estudié Derecho. Fue duro, pero bonito.

¿Recordáis que comenté que no consideraba mi paso por físicas una pérdida de tiempo? Esos conocimientos que adquirí, más los conocimientos con los que ya contaba me sirvieron para sacarme un dinerillo durante la carrera dando clases particulares a niños de matemáticas, física y química. Entre mis alumnos recuerdo que conté con una alumna del “Cole”, compañera de mi hermano mediano, que también pasó por el centro.

Pero no nos desviemos. Tardé los cinco años de la Licenciatura en sacarme la carrera de Derecho. Decidí el último curso hacer un intercambio Erasmus, mi destino fue Estonia. Esta fue otra de las mejores decisiones que he tomado hasta la fecha también, un año diferente, en un país con una cultura muy distinta de la nuestra, conociendo personas de diferentes nacionalidades, descubriendo los países nórdicos y haciendo muy buenos amigos.

Aunque cuando empecé la carrera no tenía muy claro qué hacer al finalizar Derecho, con el paso de los años, fui descubriendo mi vocación. Gracias a las  prácticas que hice en un Despacho de abogados de Santander, prácticas durante la Universidad, y hacer novillos para ir a los Juzgados a ver juicios, descubrí que quería ser Abogada.

Ahora, más de diez años después de haber dejado el “Cole”, llevo más de un año viviendo y trabajando en Madrid como Abogada. Actualmente trabajo en un Despacho de Madrid, Chavarri Abogados, y me estoy especializando en una rama específica del Derecho, en concreto Derecho Concursal, suena bien, ¿verdad?

 

¿Qué le recomendarías a alguien que estudie ahora 4º de ESO?

 Teniendo en cuenta mi experiencia, le recomendaría lo que ya recomendé en su día a mis hermanos, primos y conocidos… Si con 16 años no tienes claro qué quieres ser en un futuro, lo primero de todo, no te agobies, ya llegará el día en que te levantes y sepas qué quieres. Márcate metas a corto plazo. ¿A corto plazo qué se te viene encima? ¿Bachiller? Mi consejo, estudia bachiller de ciencias, te abrirá más puertas que estudiando ciencias sociales, siempre puedes pasarte a las letras como hice yo.

Si cuando acabes bachiller, sigues sin tener claro qué quieres hacer, date un tiempo, no tienes porqué estudiar una carrera nada más acabar. En países como Alemania, es normal tomarse un año haciendo un voluntariado en el extranjero, haciendo unas prácticas como becario en un despacho de abogados, una clínica…

Decantarte por la opción de estudiar un ciclo de grado medio, o uno de grado superior cuando tengas el título de Bachiller bajo el brazo, tampoco es mala idea, y creo que no deberías descartar esta posibilidad.

Hay muchas maneras de ser bueno en algo, y si como ya he dicho, te planteas metas a corto plazo, verás como sin quererlo, te vas haciendo tu propio camino.

  

¿Cuál es tu mejor recuerdo del cole?

 ¿Mi mejor recuerdo del cole? Son tantos los buenos recuerdos que guardo del cole… Recuerdo los famosos “Días del Bocata”, la “Semana Cultural”, los “Días del Polo”…

Creo que el mejor año, o al menos de los mejores, fue el último curso, 4º de ESO. Tras años de rivalidad entre el “A” y el “B” (yo era del “A”) llegó el último año en que nos mezclaron, y acabé pasando a ser del “B”. Ese año además fue el viaje a Reino Unido, guardo muy buenos recuerdos de ese viaje.

También recuerdo el año en que se decidió celebrar el “Día del Árbol” en el colegio. Cada curso plantó diferentes árboles en el colegio, nuestro curso plantó un Tilo en el patio del recreo, que ahí sigue por cierto. Siempre recordaré una tarde lluviosa en 6º de primaria, estábamos dando clase de inglés con el “Profesor Nacho”, y un compañero andaba algo alterado. El “Profe” le llamó la atención, y le mandó al tilo a ver si así se tranquilizaba un poco, obviamente, lo dijo por hacer la gracia. Lo que nos pudimos reír cuando a lo lejos vimos a este compañero bajo la lluvia acercarse al árbol y saludar.

También recordaré siempre las populares medicinas que mandaba el “Profesor Julio” cuando se te olvidaba hacer los deberes. Y eso me recuerda el famoso calculín, cuantas sumas infinitas, cuantas divisiones y cuantas multiplicaciones gigantescas nos mandaban siempre en vacaciones…

Y así podría seguir escribiendo, y escribiendo, y escribiendo… Demasiados buenos recuerdos.

 

¿Qué le dirías a alguien que quiere estudiar lo mismo que tú?

 ¿Qué? ¿Qué quieres estudiar Derecho? ¡Que la fuerza te acompañe…!

Ahora hablando en serio. Es una carrera totalmente inesperada, lo primero de todo, estudiar Derecho no equivale a ser abogado. Esta carrera ofrece muchas salidas, ser abogado es una de ellas. Dentro de esta profesión hay infinitas alternativas, ser abogado penalista, abogado especializado en derechos de propiedad intelectual e industrial, patentes y marcas, derecho de la competencia, abogado especializado en derecho marítimo, …y otras muchas más.

Pero también puedes optar por otras profesiones: ser Juez, Fiscal, Notario, Inspector de Policía, Registrador de la Propiedad, asesor jurídico en una gran multinacional como Inditex, trabajar en organismos públicos como la Agencia Tributaria, la Seguridad Social, …

Al final es una carrera en la que se estudia el día a día, no te das cuenta de la importancia que tiene el Derecho en la vida diaria de una persona y en sus relaciones del día a día hasta que te metes de lleno en ello: el gesto de sacar un billete de avión para irte de vacaciones, hacer la compra, casarte, pedir un préstamo hipotecario al banco… son acciones que hacemos habitualmente, y el derecho está presente en todas ellas.

Yo te animo a estudiar Derecho.

Ven a conocernos

  

Estadísticas

Vista de impactos Artículos
779037

Ahora ...

Tenemos 13 visitantes y ningun miembro en Línea